Cuando los caranchos andan sueltos

Las ovejas del rebaño humano, blancas y negras o de otros colores, tienden siempre a alejarse de los caranchos.  Animales de rapiña que se apoderan de su presa, le sacan el cerebro, les vacían el craneo (o la credibilidad o el bolsillo) y les arrancan los ojos, para asegurarse la indefensión de sus víctimas.  O sea, que van a lucrar con tu conciencia.

El carancho es por definición y genética, un ave carroñera, es decir, es un bicho capaz de entremezclarse en una feroz riña con tal de apropiarse de una presa, aunque esté muerta y en descomposición.   Los caranchos son esos personajes siniestros, que actúan en bandada, que hacen de la vida pública o de la vida privada, un lugar de suciedad y de desperdicios, de malas prácticas, de engaño y de picotazos arteros.

Pájaro oscurso y sombrío, de aspecto intimidante, personaje alado y feroz que se alimenta de restos.

Si usted por alguna casualidad encuentra o se cruza  en la vida cotidiana, en el vecindario, en la política, en el trabajo, con alguna ave que reuna estas mismas características, no se extrañe, aléjese, denúncielo, publique sus artimañas … es un carancho.

_____________________

(Fuente de la imagen: fotografía en Humedal Tres Puentes, de © Ricardo Rodríguez Roa).

Un pensamiento en “Cuando los caranchos andan sueltos

  1. Hola Profesor
    ¡Qué buena analogía!.
    Cada vez surgen más caranchos. Su habitat no tiene límites. Su dispersión y acción se ha extendido y…….las ovejas aún no balamos lo suficiente.
    Saludos

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s