Riñas de familia

Cuando la “alianza por el cambio” estaba en la oposición, se vanagloriaba y sacaba lustre mediático de las frecuentes e interminables disputas internas de la Concertación.

Ahora que están provisoriamente hasta el 2014 con “la guitarra en la mano”, las riñas de familia dentro de la coalición gobernante son el pan de cada día.  La pelea interna por el royalty minero fue uno de los casos notorios, pero ahora la histeria de los contendores alcanza a esos límites donde se puede apostar cara o sello, “cara se rompe, sello no se rompe” cuando se trata del impuesto a los combustibles, o el salario mínimo o el sistema binominal.

Es la pelea eterna del binominal, del sistema electoral más despreciado y rechazado por la mayoría de los chilenos, pero que divide fatalmente a los udis de los erreene. La misma pelea que dividió en sus tiempos a los concertacionistas. En el corazón de esta actual y casi soterrada riña de familia, está el poder y privilegio que da ser casi el único partido político que se beneficia del sistema: todos los otros partidos salen perdiendo aunque ganen, pero los udis son los únicos que ganan aunque pierdan.   Como en toda pelea de familia hay una mezcla pasional de celos y de desesperadas ansias de poder: los udi están solos tratando de defender el binominal y se pusieron celosos por los pololeos de los erreene con la concertación y la decé.

En esas peleas de familia de la derecha liberal-conservadora, al final siempre gana el más fuerte, no importa que no tenga la razón…

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s