Nuestra generación mamona

Mis queridos mamones:

No tenemos de qué quejarnos!.

Nosotros criamos a la misma generación que ahora no se quiere ir de la casa.

Son nuestra generación mamona, esos chicos y chicas que crecieron en los noventa y en los dos mil y llegaron a adolescentes ayer en la tarde y se formaron comenzando a intentar ser adultos hace un rato atrás nomás, pero que prefirieron quedarse al regazo de la mamá, o del papá, antes que salir al ancho y ajeno mundo de la independencia y de la soledad, del trabajo y las responsabilidades.

Cuando estaban estudiando se quedaron en la casa, porque tenían que terminar sus estudios.

Cuando estaban pololeando, se quedaron en la casa, hasta que sea una “relación seria”…el problema es que ahora “andan” nomás y esa gueaa no es seria…!!!

Y cuando terminaron sus estudios, se quedaron en la casa, mientras encontraban trabajo.

Y mientras no encuentran trabajo se quedan en la casa porque tienen que encontrar trabajo.

Y cuando encontraron trabajo, se quedaron en la casa hasta que se casen.

Y cuando se casaron se quedaron en la casa, hasta que tengan su casa propia o se compren un auto…

Y cuando no se casaron sino que tuvieron hijos así nomás, no se fueron de la casa, porque alguien tenía que cuidar al nieto o la nieta…¿total?…no se fueron nunca!!!…

Los gueones salieron más flojos que la mandíbula de arriba, incapaces de hacer sus camas, no tienen idea lo que es planchar una camisa, andan hediondos como un calcetín, no entienden que la barba no es más que pelo sobrante, acusan serios problemas olfativos de sobaco, tienen un agudo conflicto con el champu y andan pidiendo el auspicio monetario de sus padres mañana, tarde y sobre todo en la noche.

Van a la disco a bailar, a ponciar y a tomar hasta cuatro veces por semana,  y uno no entiende qué cresta es lo que celebran tanto…si con cueva se sacan puros 4 en el liceo o en la U…

Algunos dirán, con un dejo de alguna pseudopsicología barata, que los “niñitos y las niñitas” que hoy tenemos todavía en casa (en realidad con más de 25 años a cuestas los peludos…), se quedaron pegados a la teta de la mamá…

Se quedaron y todavía se quedan.

Y si alguno se fue, a los 20, a los 25 o a los 30…de todas maneras, sigue yendo sin falta los domingo a comer ñoquis caseros a la casa de la abuela o de la mamá…

¡Y pensar que a los viejos de 50, nos dieron una patada en el poto a los 18 años y te fuiste nomás…!!!…y ninguno se estresó…!!!

¡Asúmanlo! ¡¡¡Son todos unos mamones!!!…

¿Qué le vamos a hacerle…?

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s