Aquí de pie al lado del pizarrón

Tiempos turbulentos vive mi universidad.  Una vez más…!  Me imagino de nuevo de pie al lado del pizarrón y veo a mis estudiantes sentados, curiosos e inquietos y entonces, recuerdo que ellos y yo estamos aquí en esta sala de clases llamada vida, porque nos une una profunda atadura invisible: el deseo de aprender y de saber más.  La cantidad de procesos y de estilos que hay que cambiar es enorme: se necesita casi una reingeniería completa de la universidad, para que siga siendo digna de llamarse universidad.  Y de ese cambio participo.

Vuelvo al principio y a los principios: para que tengan sentido y proyección, la enseñanza y la educación no pueden ser solo rutinas estandarizadas, sino vocación por saber y por hacer saber.  Para que la universidad pueda llamarse universidad, la mera y fría lógica mercantil debe ser reemplazada por la lógica del rigor y la excelencia: enseñamos lo mejor que sabemos y sabemos enseñar lo mejor, lo más actualizado, lo más pertinente y lo impertinente. 

Para mí la educación no es un bien de consumo, la universidad no es un supermercado ni mis alumnos son clientes.  Por eso mismo hago clases en una universidad privada, aunque me prive de muchas cosas y mas encima, debo reconocer que “estoy privao”…como dicen los chilotes…

Por eso en medio del ojo de la tormenta que nos golpea, me permito un gesto de resiliencia como dicen ustedes los Psicólogos y futuros profesionales. No me permito ni el pesimismo, ni las malas vibras, ni el desgano, ni el rumor ni el divisionismo. Frente a la adversidad tenemos que trabajar más duro y empujar los cambios que son imprescindibles y urgentes.  Debemos exigir y exigirnos. Hay decenas de miles de estudiantes que nos observan y exigen. Y en cuanto a mi, solo he venido a hacer clases y a “impartir (algún poco de) sabiduría”, aunque muchos no la entiendan o les desagrade. 

Pueden llamarlo voluntarismo, pero ahora tenemos la obligación de conjugar la palabra “cambio”, con todo y con todos.

No he venido a hacerles la vida fácil…

Manuel Luis Rodríguez, sociólogo, cientista político y académico.

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s