El norte se viene grande…que grande se viene el norte…

Los pampinos sí que son duros de masticar.  Los ayseninos aguantaron 40 días y “se le fueron en collera” a los pacos incluso, y por eso es que en Aysén han repartido tanta leña… y no es chiste…  En Magallanes la cosa igual se les puso dura en enero del 2011 y el gobierno tuvo que bajar el moño y negociar mientras toda la galláa estaba en las calles, en las avenidas, en los caminos de acceso y hasta en las fronteras, con una región casi completamente tomada y bloqueada.

Ahora el mar de fondo se viene en el norte, a propósito de un Fondo de Desarrollo del Norte (FONDENOR) que ha sido calificado de burla y de bofetada.  Ahí los pampinos sí que son duros de roer, pero en Calama, en Copayapu, en Vallenar, en Arica, se viene repitiendo un creciente malestar social, el mismo enmierdamiento de la gente de regiones con el centralismo de la capital, agravado por el centralismo empresarial y por el reparto brutalmente desigual de la riqueza minera.

En este embudo social y humano que algunos han dado en llamar Tchile, la parte ancha para los grandes macucos del capital extranjero y la parte angosta, para el roto pampino, para el pescador artesanal, para el aysenino abandonado, para el magallánico aislado.

Llamó a La Moneda un dirigente de Calama y les preguntó: “¿porqué no se meten su Fondenor por el poto?”

Anuncios

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s