El malestar de las clases medias

En los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo xx cambalache, las clases trabajadoras eran el centro de las demandas y de las movilizaciones sociales: huelgas, paros, tomas de industrias, reivindicaciones, plataformas y pliegos de peticiones, formaban parte de la jerga habitual de la izquierda comunista y socialista y fijaban el sello de identidad de sindicatos y gremios.  En los ochenta vinieron las dictaduras militares, arrasaron sindicatos, centrales sindicales y partidos de izquierda y dejaron a la clase obrera urbana desamparada, silenciada, aplastada, atomizada, desvalida, alienada…

Y en los noventa, con el neoliberalismo triunfante de progresistas y derechistas unidos, las clases medias (el profesional, el pyme, el emergente) volvieron a aparecer en el panorama social, porque fueron beneficiados con el crédito fácil, con el dinero plástico y con el pago en cómodas cuotas.

Al mismo tiempo, los gobiernos (de derecha, de centro y de centro izquierda) se dedicaron a inventar abundantes bonos y subsidios (o sea, dinero de todos, dirigido a unos pocos), para que el pobre obrero aguante sin reventar y el clase media tenga dinero para llegar a fin de mes y poder recorrer feliz el mall endeudándose y para lo vean sus amistades con el carro lleno…

Clase media de aspiraciones medias, de individualismo total, de identidad problemática, de clientelismo costoso, de arribismo de apariencia y de imagen exterior.

La clase media es una clase endeudada, porque su mente funciona conectada a las aspiraciones de ascenso social y a la tarjeta de crédito … para poder comprar esos bienes de consumo que le darán el estatus de individuo solvente.  Solo que ahora las clases medias han comenzado a tomar conciencia que en este embudo llamado economía neoliberal, siempre les toca la parte angosta, mientras las deudas crecen, el capital, los precios y los hijos también, los sueldos no suben, el trabajo es mas estresante y el nivel de endeudamiento se dispara.  La indignación que sacude el mundo, viene de esas clases obreras abandonadas de la mano del dios mercado y de esas clases medias que no logran subir, porque las crisis las hacen bajar.

Dime qué quieres aparentar y yo te diré a qué clase media crees tú que perteneces…

Anuncios

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s