Una cuenta corriente con fecha de vencimiento

Vamos a trabajarle a la metáfora bancaria.  La política como si fuera un negocio…¿le parece conocido?…

Cada diputado, senador, concejal o alcalde en nuestro democrático sistema, es como un cuentacorrentista cuya cuenta política tiene en depósito las adhesiones y los votos obtenidos de los usuarios-ciudadanos.  Mientras mas votantes y más adherentes, incondicionales, orejeros, aplaudidores, lamebotas y “mangueras de jardin” tenga a su haber y a su alrededor, el político pudiera sentirse más halagado y más seguro de contar con un buen depósito  a plazo para las próximas elecciones.

Sin embargo, todos sabemos que las cosas en realidad no funcionan así.  Todos los días vemos candidatos a la reelección que se hunden en la nada, postulantes que suben y políticos que bajan, corchos que no flotan nunca, lideres como pistolas de agua (juran que matan)…

Por eso mismo, todos los políticos deberían preguntarse cada mañana al levantarse: “¿cuántos electores y adherentes me quedan en mi cuenta corriente política?”

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s