Camila la mensajera

En la estrechez provinciana y puritana de los medios de comunicación oficiales, ocurre con demasiada freecuencia que se confunde al mensajero con el mensaje.  Los acólitos de la pureza conservadora y de la rigidez neofascista que parece asomar en algunos medios, se confunde el mensaje de los indignados, la queja y el grito de reclamo y de protesta por las injusticias y desigualdades acumuladas en más de 30 ó 40 años de aplanadora neoliberal, con el rostro, la imagen, los dichos o el talante del mensajero.

Tomemos un ejemplo.  Camila Vallejos se pasea por el mundo recibiendo premios y galardones, reconocimientos y tribuna, como dirigente estudiantil chilena y como dirigente estudiantil militante de las Juventudes Comunistas de Chile, y cuando llega a su país, la recibe un coro amarillento de octogenarios mentales y machistas que la insultan, la manosean verbalmente y la tratan de minimizar, trayendo de vuelta la vieja retórica de guerra fría, nada más que porque la jovencita saluda con el puño izquierdo en alto y lleva un rojo carnet de militante en su bolsillo.

Camila Vallejos saluda a Fidel Castro (¿qué tiene de extraño que dos comunistas se saluden…?), valora su liderazgo y es denostada con fuego cruzado, pero cuando hasta hace poco los lideres derechistas chilenos  se fotografiaban babeantes con el comunista comandante Fidel Castro Ruz, todo estaba bien… aunque esas fotografías sirvan ahora para exhibirlas en el Museo de la Inconsecuencia.

El ejemplo tiene el mismo cariz contradictorio cuando los grandes empresarios de cualquier latitud, reaccionarios y derechistas en su país, le hacen genuflexiones y saludan sumidos a Hu Jin Tao, Presidente del Partido Comunista de China y Presidente de la República Popular China.

Confunden a la mensajera con el mensaje, esconden la crisis de la educación debajo de la alfombra de la farandulería barata sobre la sonrisa, el pololo o el glamour de Camila.   Los viejos carcamales de la derecha imaginan obnubilados que Camila Vallejos es todo el movimiento estudiantil universitario y pierden de vista las causas profundas y estructurales de la  crisis educacional.

Es decir, olvidan que lo que Camila dice, lo están repitiendo cientos de miles sino millones de estudiantes y jovenes chilenos: educación pública gratuita, de calidad y gestionada por el Estado.

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s