¿Porqué es negra la oveja negra…?

En todos los grupos humanos, en todas las familias, en todos los círculos, en todos los lugares donde se reúne el bicho humano, hay una oveja negra, la metáfora del individuo disidente, del eterno inconformista, del que no se queda tranquilo con lo que hay, del rebelde con causa y también sin, del que se queja cuando los demás cierran la boca, del que aplaude cuando están todos llorando, del que resulta incómodo, del políticamente incorrecto, del mal visto, del inoportuno, del inesperado, del serio cuando todos se ríen y del humorista cuando todos posan de tontos graves.  La oveja negra lleva un cartel imaginario colgado del cuello y que dice: “si las cago no me avisen…”

Debajo de la piel oscura y sucia de la oveja negra, corren las mismas venas, las mismas pasiones, los mismos sentimientos y la misma sangre caliente, pero, corre en dirección contraria a las manillas del reloj y sube hasta el cerebro llevando un virus de rebeldía y a veces de indignación.   El resto de las blancas ovejas, favor abstenerse en este debate…

Si hasta el diablo de los cristianos fue, según dicen las malas lenguas, un insolente y disidente del cielo, que se sacó la cresta cayendo por las escaleras del paraíso, cuando Pedro lo expulsó por recalcitrante, por hinchapelotas y por haberle meado el asado celestial.  Lo único interesante de la metáfora diabólica, es que el tipo sigue haciendo diabluras y bailando en las diabladas…

2 pensamientos en “¿Porqué es negra la oveja negra…?

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s