¿Quién dijo que el sur queda abajo?

En el ambiente de nerviosismo y tensión soterrada propio de la defensa de mi Tesis de Grado en la Universidad de la Sorbonne (Paris III Sorbonne Nouvelle), en Paris en 1990, tenía todo instalado para presentar una investigación geopolítica acerca de los horizontes plausibles y escenarios futuros del desarrollo del Cono Sur de América Latina.

Sobre la mesa había colocado un globo terráqueo y sobre la pizarra había instalado un gran mapa del planeta Tierra y, en el último instante antes de iniciar mi soutenance, se me ocurrió tomar el mapa e invertirlo, dejando al Cono Sur de América y la Antártica en la parte superior.  De reojo alcancé a percibir las caras de sorpresa de los seis  académicos que ocupaban la mesa de la comisión examinadora.

Inicié entonces la defensa de mi tesis, con una desafiante pregunta, fuera de todo protocolo académico: “Señores del jurado: …¿quién les dijo a ustedes que el sur queda abajo y el norte arriba…?”.

Este episodio puede servir de punto de partida para una reflexión global que deseo compartir en este ensayo: interrogarme e interrogarnos acerca del incierto nuevo mundo en el que estamos entrando y acerca del futuro que ya está entre nosotros, desde la perspectiva de los territorios australes y patagónicos.    Más de 20 años después de aquella extenuante y apasionnate experiencia de tesis, puedo decir y reconocer que esa tesis, sigue estando en proceso de construcción.  Mi tesis no ha terminado, ni su última página está definitivamente escrita…

A esta “generación bisagra” que es la que nos ha tocado vivir la segunda mitad del siglo xx y los primeros decenios del siglo xxi, nos ha significado asistir, presenciar, inventar, promover, retrasar, frenar, sufrir, liderar, empujar, experimentar y protagonizar cambios geopolíticos, sociales, culturales, tecnológicos de enorme trascendencia y proyección.

La metáfora de la carta geográfica invertida, y que fue graficada en aquel entonces acaso como un simple efecto escénico, tenía y tiene sentido reflejando el profundo cambio de mapa mental (y geográfico, económico, tecnológico, cultural y político) que estaba sucediendo en aquel momento y que continúa ocurriendo hoy todavía.

Pero, ¿por qué intentar integrar las herramientas de la geopolítica con la disciplina prospectiva?

Y para comprender el sentido de la presente reflexión necesariamente hay que recorrer brevemente la trayectoria intelectual que me llevó a ésta.

Puede seguir leyendo o descargar este ensayo:

QUIEN DIJO QUE EL SUR QUEDA ABAJO – ensayo

Anuncios

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s