Ar llu in de olimpic geims?

Nos fuimos a la cresta en materia de medallas olímpicas los chilenos.  Por más que nos frotemos el cerebro con glorias pasadas, emociones lacrimosas y nostalgias al pedo, la verdad de las cosas es que atletas y deportistas chilenos de verdadero nivel olímpico pueden contarse con los dedos de la mano…y nos sobran dedos…

Vemos de pronto en los “olimpic geims” una esgrimista formidable pero en Chile jamás supimos que haya una política de apoyo a la esgrima.

Capaz que Tomás Gonzalez nos salve de la verguenza total, pero Tomás Gonzales es uno entre varias decenas de miles.

Podemos incluso echarle la culpa al empedrado…al empedrado camino de los atletas que tienen que sacar plata de sus bolsillos o de sus familias durante largos años de preparación y entrenamiento, porque las federaciones deportivas están compradas por empresarios multimillonarios que se alojan en hoteles 6 estrellas, mientras los jugadores “le hacen” al sandwich de jamón y queso.

Y como el Estado roba en silencio y los privados no se privan de nada, comprando deportistas para lucir sus marcas comerciales, de donde resulta que los jugadores terminan vendiendo la marca que va a la espalda, la marca que va en el pecho, la marca que va en las zapatillas, la marca que va en el pantalón y la marca que va en la sudadera, entonces no tenemos de qué quejarnos que en el “medallero olímpico” andamos más perdidos que vendedor de helados en la Antártica.

Otra cosa es valorar dignamente el esfuerzo cotidiano que hacen tantos miles de aficionados, deportistas y profesionales por triunfar, por ganar, por dejar bien puesto el nombre de sus clubes y de su país, a pesar del chaqueteo que caracteriza a la cultura nacional.

En Chile tenemos un Chino Ríos cada 50 años, porque pueden pasar 50 años sin que el Estado, o sea todo el país, haga una verdadera inversión de largo plazo en ese enorme capital humano que se llama “jugadores de primer nivel”, como lo vemos en China, en Estados Unidos, en Japón, en Alemania…

¿Porqué ustedes los chilenos tratan de compararse con las potencias económicas mundiales como Finlandia, España, Brasil o Italia, pero son incapaces de compararse con esas mismas potencias olímpicas?

About these ads

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s