Cuando los caranchos andan sueltos

Las ovejas del rebaño humano, blancas y negras o de otros colores, tienden siempre a alejarse de los caranchos.  Animales de rapiña que se apoderan de su presa, le sacan el cerebro, les vacían el craneo (o la credibilidad o el bolsillo) y les arrancan los ojos, para asegurarse la indefensión de sus víctimas.  O sea, que van a lucrar con tu conciencia.

El carancho es por definición y genética, un ave carroñera, es decir, es un bicho capaz de entremezclarse en una feroz riña con tal de apropiarse de una presa, aunque esté muerta y en descomposición.   Los caranchos son esos personajes siniestros, que actúan en bandada, que hacen de la vida pública o de la vida privada, un lugar de suciedad y de desperdicios, de malas prácticas, de engaño y de picotazos arteros.

Pájaro oscurso y sombrío, de aspecto intimidante, personaje alado y feroz que se alimenta de restos.

Si usted por alguna casualidad encuentra o se cruza  en la vida cotidiana, en el vecindario, en la política, en el trabajo, con alguna ave que reuna estas mismas características, no se extrañe, aléjese, denúncielo, publique sus artimañas … es un carancho.

_____________________

(Fuente de la imagen: fotografía en Humedal Tres Puentes, de © Ricardo Rodríguez Roa).

About these ads

Un pensamiento en “Cuando los caranchos andan sueltos

  1. Hola Profesor
    ¡Qué buena analogía!.
    Cada vez surgen más caranchos. Su habitat no tiene límites. Su dispersión y acción se ha extendido y…….las ovejas aún no balamos lo suficiente.
    Saludos

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s